¡Hemos adoptado!

Tiene casi cuatro meses, es negrito, tremendamente guapo y suave, y se llama Snoopy :-)

Soy un lindo minino y os saludo miauuuuu!

Soy un lindo minino y os saludo miauuuuu!

La verdad es que hemos tenido una suerte increíble. Ya llevaba tiempo queriendo tener un gatito, y los minis soñaban con este momento desde hace meses. Nada más empezar las vacaciones y a través de una página de Facebook local (una asociación de voluntarios que se dedican a salvar, rescatar y cuidar gatos), se puso un anuncio de adopción para tres lindos mininos. Su historia es bastante triste: fueron encontrados junto a su mamá y otros dos cachorritos en un centro de reciclaje de cartón… encerrados y bien asegurados con cinta adhesiva en una caja de cartón. No hay palabras. Por desgracia la mamá murió atrapada en una máquina y dos de los bebes (que tenían por aquel entonces solo unos días de vida) tampoco lograron sobrevivir. Pero gracias al alma caritativa que los encontró, los otros tres lograron sobrevivir. Una voluntaria los cuido hasta que estuvieron lo suficientemente fuertes para ser dados en adopción, y nosotros tuvimos la suerte de ver el anuncio justo a tiempo para hacernos con el último, el más pequeño y único macho, ahora llamado Snoopy.

Lleva con nosotros diez días y ya es el ojito derecho de toda la familia :-) Es increíble lo bien que se ha adaptado a su nuevo ambiente que ya desde el primer día se puso a ronronear como un loco y a darnos cariñitos. Este gato no necesita cascabel porque con su ronroneo se le oye por todo el vecindario. Tiene un carácter adorable, juguetón y divertido como el que más (es un cazador nato, corre como una bala y brinca como una rana), y a la vez amoroso y dulce como un pastelito.

Y una vez en esta posición, inspiramos por la nariz y expiramos por la boca...

Y una vez en esta posición, inspiramos por la nariz y expiramos por la boca… Marramamiauuu…

Nos hace tremendamente felices y ha sido sin duda el mejor regalo de Navidad. Para los minis no hay duda de que es una gran oportunidad para aprender a empatizar, el respeto y el cuidado por un animal que evidentemente no puede expresarse hablando (aunque algunos maulliditos suenan a “mamá”, jajaja, estoy loca). Además de que ¡se lo pasan pipa jugando con él! Pero para los adultos también ha sido un gran descubrimiento: quien necesita sesiones de meditación cuando no hay nada más relajante que tener a su lado un cuerpecito calentito, blandito y suave, que hipnotiza con su ronroneo, y te ayuda a llegar a niveles insospechados de tranquilidad?

En fin, que si no lo tienen: ¡pongan un gato en su vida!

Ah, y por supuesto, ¡FELIZ AÑO NUEVO!!!

happy-new-year-cat-pictures-2

Lo mejor y lo peor de tener una chica au pair

dNuestra aventura con L (“la chica au pair”) llega a su fin. Cuando estábamos buscando una chica, en principio buscábamos para todo el año escolar. Sin embargo, L se convirtió rápidamente en nuestra favorita, a pesar de que ella solo estaba disponible por cuatro meses (ya que necesita volver a la universidad para seguir con sus estudios). Al final pensamos que, ya que era nuestra primera experiencia y visto que teníamos nuestras dudas sobre qué tal nos iba a ir eso de tener una persona extraña en casa, quizá no era tan mala idea que fuera por un tiempo más limitado. Además en aquel momento mi motivación principal era la de que los minis practicaran más el alemán, y luego ya la ayuda extra para ir a buscarlos al cole, etc…

Ahora os puedo decir que la verdad, me quedaría con ella alegremente ¡para todo el año!

Lo mejor

Para empezar, es una buena manera de abrirse al mundo y enseñar a los niños que todos somos diferentes. Al fin y al cabo tienes a una persona extraña en casa, de una generación y cultura diferentes, que, con un poco de suerte, acabará convirtiéndose en una más de la familia. Hay que compartir nuestro espacio y nuestras habitudes. Para ello, hay que aprender a ser generosos, pacientes y tolerantes, cualidades que me encanta que los minis aprendan.

ae4a1edbb35a88a012c218004e5095dc¡Ha funcionado! Los minis están más sueltos con el alemán. Aunque L estaba aquí para aprender francés, un requisito indispensable era que a los minis les hablara (e hiciera juegos y les leyera…) en alemán. Ellos al principio le contestaban a todo en francés. Pero ella se ha mantenido firme y ahora ya noto lo siguiente: 1) pocholo no responde automáticamente “¿qué?” cuando se le dice algo en alemán, sino que ya por lo menos, lo entiende (o ha dejado de pretender que no lo entendía), 2) los dos empiezan ya a contestar a veces en alemán (aunque esto suceda fundamentalmente cuando están a solas con ella), 3) su padre y los abuelos paternos ya no tienen tanta reticencia a utilizar el alemán ellos mismos. Por su lado L ha tomado cursos de francés, se ha defendido perfectamente en el colegio, las tiendas, etc… y está feliz con sus progresos.

3255650094_1_7_6XZARPxG¡No tener que ir corriendo a todo! Muero por pasar más tiempo con mis minis. Encima ahora con sus 6 y 7 años (¡y medio!) están en una etapa tan genial, tan divertida, tan enriquecedora, que de verdad es un gustazo jugar con ellos, charlar o simplemente no hacer nada en su compañía. PERO, nunca he pensado que los trayectos en coche de la casa al cole, del cole a la casa, del cole a la danza, de la danza a casa, etc., fueran precisamente oportunidades para pasar tiempo de calidad con ellos. Además, como yo tengo un trayecto en tren desde casa al trabajo, y que los trenes desgraciadamente tienen sus horarios fijos (y no tan continuos como a mí me gustaría), para mi suponía perder mucho tiempo de oficina, para poco beneficio. Así que ahora, puedo trabajar con un poco más de calma, ir directa del trabajo a casa, y empezar mi soirée en toda tranquilidad con los minis.

¡Menos stress! Cuando tengo que viajar, es un alivio saber que ya no dejo al germano solo, sino que el sigue teniendo el apoyo de alguien para ocuparse de los minis. Voy más tranquila, disfruto más de estar a mi rollo, y en definitiva trabajo mejor y más a gusto.

Si además te toca una chica a la que le encanta hacer la compra y cocinar, ya no te cuento ¡el tiempo que ganas! A ella de verdad es que le encanta comprar (¡lo que sea!) y encima me hace la compra perfecta. Con esto quiero decir que si envío al germano a hacer la compra, nunca, repito, nunca me trae exactamente lo que quería… Sin embargo con L me entiendo a la perfección, y aun cuando no encuentra exactamente lo que yo quería, me compra justo la alternativa que yo misma hubiera elegido. Y luego, encima y para más inri, le gusta cocinar y ¡lo hace bien! Ya se una lasaña (que le queda de vicio) o dulces de todas clases y colores (para deleite de los minis), la tía ¡es una maquina!

En resumen, que es una chica encantadora, servicial, inteligente y cariñosa, y gracias a ella nuestra primera experiencia ha sido genial.

Lo malo

b9eec8097e6701693e08f68ff2279c2aDéjame pensar… Pues lo malo es que ¡te acostumbras a su ayuda! Y a tener una vida más tranquila… Y que cuando se vaya, los niños la van a echar mucho de menos…

Pero nos quedamos con lo positivo y esperemos tener igual de suerte con la siguiente, porque lo que está claro es que ¡repetiremos la aventura!

Una vez al año no hace daño

photoComo todos los años, llega ese momento alegre y amargo por igual, en que ves orgullosa como tus minis se van haciendo mayores, lo que muy a tu pesar, a su vez significa que poco a poco van dejando de ser tan minis como antes…

El pochorocho, mi mini pequeño, ¡hoy cumple seis años!!!

Os podría contar muchas cosas sobre él, pero mira tú por donde, me ha dado por hacer listas (que no tontas)…

Y le vamos a restar puntos porque:

  • Todavía se despierta demasiado temprano (-25 puntos)
  • Todavía se resiste y lloriquea cuando llega el momento de apagar la tele (-25 puntos)
  • No calla ni bajo el agua (-25 puntos)
  • Cuando estamos en la mesa (desayuno, comida y cena), NO.PARA.QUIETO (-25 puntos)
  • Es adicto al chocolate y TODA clase de chucherías (-25 puntos)

TOTAL: -125 puntos

Y le vamos a dar puntos porque:

  • Al ser el primero en despertarse siempre le puedo dar un besito y cariñitos antes de ir al trabajo, con la cantidad de energía positiva que ello conlleva (+10000 puntos)
  • (menos cuando llega el momento de apagar la tele) Siempre está de buen humor y siempre es el primero en perdonar (+20000 puntos)
  • Como siempre esta contando cositas y parloteando, la mayor parte del tiempo consigue hacerme reír (mucho), y eso hoy en día tiene un valor inestimable (+20000 puntos)
  • Cuando estamos en la mesa, siempre le tienta probarlo todo. Algunos favoritos extraños para su edad son: el sushi, los mejillones, gambas con salsa cocktail, escarola con granada y ajo, todas las ensaladas… Cosas que están en su lista para probar: croquetas de sesos (ejem, es una larga historia) y lengua de vaca. (+50000 puntos)
  • Tiene una imaginación infinita, le encanta a partes iguales la compañía y que le dejen jugar a su bola. Es dulce, generoso, divertido, alegre, curioso, dicharachero…. ¡Es un amor!!!!!!!!! (+1000000 puntos)

TOTAL: +1100000 PUNTOS

Venga, vale, pues si es así, ¡me lo quedo por muuuuuuuuuuuuuuchos años más!!!

Y estos deliciosos cup cakes se los ha llevado hoy al cole para dar a sus amiguitos. Vosotros también podéis coger el vuestro :-) Cortesía de L (la chica au pair)!

Y estos deliciosos cup cakes se los ha llevado hoy al cole para dar a sus amiguitos. Vosotros también podéis coger el vuestro :-) Cortesía de L (la chica au pair)!

 

De dientes, ratoncitos, malos padres, hadas y filles au pairs que salvan el día

Chiquilichi ha perdido su enésimo diente…

si_0017Pero antes de contaros esto, me doy cuenta que se me olvidó deciros que el pochorocho también ya perdió sus dos primeros dientes, pero de qué manera… Empezó a quejarse de dolor en la boca, pero yo no veía nada y por fin un día el germano encontró el kit de la cuestión: resulta que le estaban saliendo los dientes nuevos ¡detrás de los dientes de leche! Concretamente eran los dos incisivos centrales de abajo, y detrás tenía ya más que incipientes los dos incisivos nuevos. Pues a la dentista que nos fuimos, y la verdad es que mi pocho se portó como un verdadero valiente, ya que le tuvieron que quitar los de leche rápidamente. La verdad es que la dentista, que era dentista pediatra, fue una máquina. Venga a charlar con él, contándole (más o menos) lo que le iba haciendo, llamándole campeón… a él no le dio ni el tiempo de pensar dos veces en lo que iba ocurriendo y en un plis-plas, todo terminado y el con una cajita con sus dos dientecitos y un pequeño regalo. Yo esto de ver “sufrir” a mis minis lo llevo fatal, y personalmente en el dentista prefiero que no me den mucha conversación, así que a esta chica yo la hubiera matado, pero para pocho fue todo perfecto. Y ahora los dientes ya se le han adelantado (porque los tenia claramente en segunda fila), así que como si no hubiera pasado nada.

Pues bueno, a la chiquitina se le acaba de caer otro diente, sinceramente he perdido la cuenta, pero ya estaremos en el sexto o séptimo. Ya que he encontrado una foto tan explicativa os diré que es el incisivo lateral derecho :-) Evidentemente al acostarse lo puso bajo su almohada en la-petite-sourisespera de que el ratoncito Pérez (o la petite souris belga) pasara a recogerlo a cambio de una monedita. Pero cuando el germano y una menda nos pusimos a buscar… ¡ni una moneda en las carteras! No sé vosotros, pero desde luego cuando ya vas por el séptimo diente y tienes dos retoños, ir dejando billetes es impensable (a no ser que te toque ir a la dentista para quitarte los dos primeros de golpe). Al germano se le ocurrió la brillante idea de que tenía un billete de un dólar por ahí guardado en algún sitio, pero por desgracia (o por fortuna según como se mire) resultó ser un billete de 20. Vuelta a la casilla de partida. Entonces esta mala madre tuvo una idea genial: “¿y si le robamos dinero de su carterita (de cuando va recibiendo por ahí alguna monedita de los abuelos) y después se lo rembolsamos?” Tal era el nivel de nuestra desesperación, hasta que la buena fille au pair dijo: “aquí paz y después gloria, yo os prestaré la monedita que desesperadamente buscáis y salvaré el día en vuestro hogar una vez más” Y así se hizo.

toothfairy

Ahora habrá que explicarle a la mini mayor que no solo el ratoncito existe, sino que las hadas madrinas también.

Antojos

Me explico.

logo-un_dulce_antojoEs que escribiendo el otro día sobre el mal tiempo en Bélgica, me he acordado de los extraños antojos que tuve cuando estaba embarazada del mini-menor, alias pocholo. Bueno, en realidad no creo que pudieran definirse como antojos, pero digamos que eran rarezas que yo he ligado al estado de buena esperanza de aquella época.

8feEl primer antojo fueron los dias de lluvia. Si, cuando estaba embarazada del mini pequeño ADORABA los dias de lluvia. Por suerte, tuve muchos ya que al ser de diciembre me trague todo el otoño embarazada. No sé, ese cielo gris, esas nubes amenazantes, esos torrenciales inacabables, me ponían de buen humor. Me daba una sensación de nostalgia agradable, y sobre todo de bienestar y de fusión con mi bombo. Raro, muy raro. Desde entonces tengo que decir que sigo prefiriendo los días soleados (aunque ¡no necesariamente de mucho calor!), pero que también me he reconciliado con el mal tiempo y no solo me gustan los días de lluvia, es que si no llueve en mucho tiempo, ¡lo echo de menos! Daños colaterales.

psicosisEl segundo antojo fueron las películas de miedo. Siempre he sentido una atracción/desagrado a partes iguales por las películas de miedo. Desde muy pequeña, en mi familia organizábamos sesiones de películas los fines de semana (¡con palomitas caseras incluidas!), y no sé por qué pero a menudo veíamos películas de miedo (las películas de Drácula eran unas de las favoritas). Realmente pienso que yo era un poco pequeña para ellas, y reconozco que muchas noches pedía ajo para ponerlo en la ventana y poder dormir tranquila. No, es broma, aunque la verdad eso hubiera evitado muchos desvelares a mi madre y a mi hermana sobretodo. El caso es que, en circunstancias normales, no soy una súper fan de cada peli de miedo que sale (scream? Se lo que hicisteis? The ring?) pero puedo “apreciar” un buen susto (psychosis? la semilla del diablo?). Bueno, pues cuando estaba embarazada de pocholo:

  • Me apetecía muchísimo ver películas de miedo
  • No me daban ningún miedo en absoluto

El germano alucinaba. A él sí que le gustan aunque ¡es absolutamente incapaz de verlas solo! Eso sí, tenerme a su lado sin aterrorizarme ni poner cara de susto, sin taparme los ojos en alguna escena delicada, o sin apretujarme a su lado para buscar cobijo, pero por el contrario, aparecer tranquilamente acomodada, con cara de satisfacción y acariciándome dulcemente la barrigota… Muy, pero que muy FRICKY!!!

Reconozco que ahora me siguen sin gustar demasiado y que incluso las más malas pueden después darme pesadillas, sobre todo si el germano está viajando y estoy yo sola con los minis en casa por la noche… ¡no gracias!

 

Al mal tiempo buena cara y al buen tiempo… todavía mas

quotes1¿Cuál es la pregunta que más escucha (y le toca contestar hasta la saciedad) una española que vive en Bélgica? Pues, ¡que si no echas de menos el clima de España!

Y una de las cosas que me gustan de Bélgica efectivamente no es el clima, pero sí el gusto con el que la gente disfruta aquí del buen tiempo. En España estamos (en general) tan acostumbrados al buen tiempo, que no siempre sabemos disfrutarlo en su justa medida. Y cuando digo que estamos acostumbrados al buen tiempo, no me refiero solo a cuando hace claramente sol y calor, pero al hecho de tener tan a menudo un cielo azul resplandeciente y la presencia del sol en todas las estaciones.

Yo me acuerdo de mi época de estudiante que si quedábamos para hacer algo fuera y resulta que llovía, pues lo posponíamos rápidamente para el día siguiente y tan a gusto (además, al día siguiente efectivamente ¡hacía de nuevo bueno!). Sin embargo, cuando llegue aquí aprendí muy rapidito que hay que vivir con la lluvia y el mal tiempo como si nada, porque si no prácticamente se anularían la mitad de los planes indefinidamente (porque si hoy llueve, posiblemente ¡mañana también!). Así que todo es cuestión de ponerse el chubasquero y una buenas botas, y adelante.

90d8001f3d737961e40651a7d3ca0e2bPero lo mejor no es aprender a vivir (¡incluso apreciar!) el mal tiempo. Lo que me maravilla es lo patentemente felices que son por aquí cuando hace bueno. Basta que el cielo este despejado y el sol salga a saludarnos (como ha sido el caso una gran parte del otoño hasta ahora) para que todo el mundo este de claramente de mejor humor, y no se dejen de oír comentarios de lo afortunados que somos de poder disfrutar de tan buen día. Además te salen tropecientos planes para disfrutar de tan buena fortuna y recibir como es debido una buena dosis de vitamina D.

Así que chicos, ya sabéis, al mal tiempo buena cara, pero al buen tiempo una ¡todavía mejor!

Niñas al borde de un ataque de nervios

imagesEn la clase de la mini mayor (segundo de primaria) son 21 alumnos, de los cuales, solo ocho son niñas (entre ellas, la chiquitina). A seis ya las conocíamos del año pasado y una es nueva. De las seis del año pasado, hay dos con las que la chiquitina había congeniado especialmente bien, otras dos con las que bien y otras dos con las que ni fu ni fa. Con la nueva ha sido amor a primera vista y se ve que se han entendido muy bien desde el principio.

Pues bueno, con eso, ya la tenemos montada… Las dos súper amigas a veces se alían contra la chiqui. Se enfadan con ella porque sí, le dicen que está jugando demasiado con las otras niñas y no suficiente con ellas, se ríen porque comete una falta en un dictado, le dan pataditas por debajo de la mesa… No dejan de ser absolutas chiquilladas, porque por supuesto después se reconcilian y se adoran de nuevo… Pero como os podéis imaginar, a mí no me ha hecho mucha gracia.

Al menos, estamos intentando utilizar esta experiencia para que la mini aprenda que:

  • Hay que relativizar y un problema con las niñas de clase no es el fin del mundo
  • Es importante cultivar diferentes amistades e intereses para que tu felicidad no dependa tan solo de una cosa
  • Nadie es tu dueño: ella tiene derecho a jugar con quien le parezca y pasar más tiempo con las amigas que le hacen sentir bien y no al revés
  • Un amigo te quiere tal y cómo eres, y te deja ser
  • Hay que intentar comportarse con los demás como te gusta que se comporten contigo

De momento parece que tenemos la situación bajo control y salvo el día en que se rieron de ella por lo del dictado y le dieron las pataditas debajo de la mesa (que encima fue un viernes así que la pobre paso el fin de semana un poco triste), parece que todo ha vuelto a su cauce.

En todo caso, yo veo a mi mini tan feliz como siempre. Está encantada con sus clases, sus actividades extra-escolares y sus amigos tanto del cole como de fuera. Ella tiene una fuerza interior increíble, y sobre todo, tiene una madurez y un corazón enorme. Que voy a decir yo, pero es que me parece una personita extraordinaria.

Espero que el asunto se quede en chiquillada y no vaya a más. Afortunadamente, el año que viene mezclarán las tres clases del mismo nivel, así que tendrá viejos y nuevos compañeros, lo que en principio evitará este tipo de conflictos.

Seguiré informando…